Desviadora Positiva: Angela Mastrodoménico
Compañia: Paz mi Pez
Ubicación: Bogotá, Colombia


angela paz mi pez

Angela Mastrodoménico dirige un movimiento de más de medio millón de seguidores. Sí, su mensaje es paz; y que uno sólo necesita mirar hacia adentro para crearla. Es un concepto bien conocido en círculos espirituales y meditativos, pero eso no lo hace menos revolucionario. Porque la gente está cansada de los conflictos y está sedienta de paz, especialmente en Colombia, Paz mi Pez es a la vez un síntoma de esta sed y está empezando a ser parte de la cura.

La idea de Paz mi Pez surgió de la frustración de Ángela por el conflicto prevaleciente en su país y por el hecho de que la palabra paz se había vuelto un término en extremo politizado. La gente estaba peleando por la forma en que debería hacerse la paz. Y de hecho, desde ahí se configura el nombre del movimiento: La frase Paz mi Pez denota amistad, una relación entre seres más cercano. Logra simplificar la paz, despolitizarla, aterrizarla a la vida cotidiana como algo que tiene el potencial de siempre estar ahí, expresado en actos entre individuos.

Porque la paz a largo plazo y duradera no se construye de forma vertical. No es un ejercicio coercitivo; es orgánico. Viene de adentro hacia afuera. Debe cultivarse y nutrirse dentro de los corazones y las mentes de la gente. Porque así, la paz en todos los niveles de la sociedad perdurará a través de las generaciones. Este, es el sueño de Paz mi Pez. Por tanto, aplicando un tanto de coherencia, Angela comenzó este proceso de paz en un ejercicio de introspección y luego acción en donde ahora usa su plataforma como una expresión del amor que surgió cuando se encontró con esta paz, más reflexiva y más pragmática. 

Quántica: Inicialmente, nos gustaría que compartieras con nosotros lo que es y ha sido el viaje de Paz mi Pez.

Angela Mastrodoménico: El objetivo de Paz mi Pez es mostrar cómo, en la vida diaria, uno puede crear la paz. Paz en el propio interior y en el entorno local. Es un medio que da voz a un jugador que a menudo se pasa por alto en el diálogo de la paz: la paz individual. Reconoce que nuestras vidas internas impactan profundamente la calidad de nuestra vida externa, nuestras interacciones, nuestras relaciones, nuestros éxitos y cómo lidiamos con el fracaso.

Es una idea simple. Mientras más paz experimento dentro, más paz experimento en mi vida exterior. La idea es simple, la ejecución es difícil. Porque se trata de formar nuevos hábitos. Entonces, lo que comencé inicialmente fue a simplemente comunicar la idea a la gente para despertar esa visión que podría formar esos nuevos hábitos.

                                Una publicación reciente de Paz mi Pez en Instagram

                              Una publicación reciente de Paz mi Pez en Instagram

Empecé a hacer camisetas: herramientas de comunicación. Luego el ejercicio: ser coherente y claro con el mensaje. Y finalmente, el objetivo: llevar ese mensaje a la mayor cantidad de gente posible. Una camiseta es una gran herramienta de comunicación para este fin. La primera camiseta simplemente decía: Paz mi Pez. Hice 20 camisas, 10 para hombres, 10 para mujeres. Y así es como todo comenzó.

También, creé una página de Facebook para compartir frases y desafíos semanales como, "sonríe al menos a un extraño esta semana" o "abraza a tu abuelo", cosas así. Fue realmente informal. Pero las frases despegaron, la página despegó, y también lo hizo la venta de las camisetas. Fue una empresa social accidental que creció orgánicamente por el deseo de cultivar la paz. ¡El mercado, como dicen, respondió a esta necesidad! Yo no era la única con este deseo de cultivar la paz.

Q: ¿Y en qué ha evolucionado Paz mi Pez hasta hoy?

AM: El núcleo sigue siendo el mismo. Seguimos siendo bastante activos en las redes sociales, Facebook e Instagram principalmente, compartiendo frases y desafíos semanales como se ha hecho desde el principio. Por supuesto, ahora tenemos muchos más seguidores y parte del desafío es estar disponible y abierto para interactuar con toda esa actividad. Pero es por eso que Paz mi Pez existe y continúa haciéndolo, la gente quiere unirse a la conversación.

Hemos llevado esa conversación a la vida real también y a las avenidas de acción. Con talleres alrededor de Colombia (por ejemplo, en colegios) y talleres con Quántica, con quienes estamos difundiendo herramientas de paz y metodologías de acción comunitaria para que, al cultivar la paz en nuestras vidas internas, también nos sintamos capaces e impulsados catalizar cambios tan positivos en nuestras comunidades también.

Por supuesto, la venta de las camisetas se ha disparado y, aunque sigue siendo una herramienta clave de comunicación, también respaldan las necesidades económicas del proyecto. Cualquier emprendedor social entiende la necesidad de este equilibrio. Afortunadamente, hemos podido encontrarlo.

Q: ¿Qué ambiciones tienes para el futuro de Paz mi Pez?

camisetas paz mi pez

AM: Además de tener nuestro propio centro cultural, con talleres, proyectos espirituales, danza, arte y más, espero que cada colombiano tenga al menos una camiseta de Paz mi Pez en su armario. Si todos tienen una camiseta de fútbol, ¿por qué no una camiseta también por la paz? No es una visión de los rendimientos financieros, sino de los beneficios de la paz que eso implicaría. Significaría que casi 50 millones de personas habrían sido tocadas por el mensaje de cultivar la paz desde adentro hacia afuera. Y con suerte vivir esta filosofía un poco más con cada día que pasa.

Q: ¿Cuál es el primer paso que alguien puede tomar para cultivar la paz?

AM: Es menos importante dónde o cómo tomas ese primer paso. Lo importante es que lo tomes. Cuando actúas, el universo responde. Hable con alguien, investigue, tome cualquier acción pequeña y el universo comenzará a mostrarle nuevas puertas, nuevas oportunidades para futuras acciones.

Así fue para mí con Paz mi Pez. Tomé pequeñas acciones y desde el día 1, las cosas continuaron emergiendo, de una acción a otra. La incertidumbre es natural. No todo tiene que ser perfectamente claro. No lo fue para mí. Pero la confianza proviene de la comprensión de que siempre existirá una parte de su viaje o su visión que aún no se ha revelado.

Ten confianza en ti mismo, y sé capaz de arriesgarte. Si tus intenciones son sinceras, ¡es tu deber ponerlas en acción! Porque si lo estás haciendo desde tu corazón y tu alma, lo estás haciendo bien.

Q: Gracias por compartir toda esta inspiración con nosotros. Ahora, una última pregunta: ¿Qué harías si supieras que fue tu último día en la tierra?

AM: Me acostaría en el pasto, pensaría en todas las personas de mi vida, en el mundo, y les enviaría amor.