Quántica es una escuela creada para un mundo sediento de agentes de cambio.

Desde nuestros talleres cortos hasta nuestros programas de formación, equipamos a personas que tienen la ambición de crear un mundo mejor con herramientas poderosas de emprendimiento sostenible y diseño creativo de negocios.


Nuestra historia
  • una pasión encontrada

    A los 14 años, Camilo y Nicolás, junto a Maria José Sánchez y Juan Manuel López fundaron Una Sonrisa por Colombia para promover cambios sociales positivos en respuesta a la desigualdad y la violencia que veían en su país. Esta fue una gran experiencia pues les demostró que con determinación y propósito se lograban resultados. Sin embargo, fue en esta experiencia donde comenzaron a ver que faltaba algo. El impacto era efímero y era urgente encontrar maneras de lograr darle sostenibilidad a sus ganas de servir. Sumado a este desafío de encontrar formas de crear un impacto duradero en las comunidades con las que trabajaban, también se enfrentaron a retos financieros y organizacionales para los que en ese entonces no estaban preparados.

  • Una semilla nace

    Camilo conoce a los KaosPilots en Bogotá. Los KPs eran estudiantes de una escuela de innovación social ubicada en Dinamarca que visita diferentes ciudades en el mundo creando proyectos de impacto como parte del programa educativo que ofrece. Camilo se unió a un grupo de KaosPilots y a un grupo de emprendedores colombianos para crear algo juntos. Esto no sólo fue cuando Camilo descubrió el “emprendimiento social”, sino que además vió el poder de una forma diferente de educarse. Con el grupo de colombianos y los Kaospilot crearon 100en1día, un movimiento que en su primera edición - 26 de Mayo del 2012 - logró convocar más de 5000 personas y desarrollar 200 intervenciones urbanas en 1 día, en la ciudad de Bogotá. Hoy en día, gracias a la dedicación de algunos de los colombianos que hicieron parte del grupo fundador de 100en1día (Diego Cuadros, David Serna, Sebastián Romero, Valeria Grajales, Lia Valero, entre otros), la iniciativa se ha convertido en un movimiento internacional de acción ciudadana desarrollado en 28 ciudades alrededor de todo el mundo. Esta experiencia no sólo le mostró a Camilo el impacto de un proceso de aprendizaje y construcción colectiva, sino que además le hizo pensar en el - ¿por qué? - ¿Por qué tuvo que esperar a que viniera una escuela danesa para poder experimentar esto? ¿Por qué tuvo que que esperar a que unos daneses vinieran para conocer a otros colombianos emprendedores y apasionados por crear un impacto en el mundo? ¿Por qué su proceso de aprendizaje práctico orientado a crear un mundo mejor se tenía que dar de manera separada y a veces hasta entrar en conflicto con su camino académico? Y quizás más importante, lo hizo pensar en el - ¿por qué no? - ¿Por qué no crear una escuela en Colombia que le permita a las personas que sueñan con un mundo diferente conocerse, experimentar, aprender y co-crear proyectos de impacto positivo y sostenible? ¿Por qué no crear ese espacio de pensamiento y acción crítica y transformadora que logre catalizar esa sed de cambio en proyectos sostenibles de impacto? Encontrar esta escuela fue el primer paso para ver el potencial de una educación transformadora para transformar, y para descubrir que había muchas más en el mundo haciendo lo mismo. Pero, otra vez: ¡¿POR QUÉ NO EN COLOMBIA?! La idea de Quántica nace.

  • Quántica toma forma

    Como un movimiento de desviación positiva y experimentación social, Quántica emerge dentro la universidad como un grupo estudiantil - no institucional - de aprendizaje basado en la acción colectiva. Su objetivo principal era crear cambios y disrupciones culturales a través desafiar, quebrar y transformar normas culturales en espacios cotidianos. De esta manera, el grupo pretendía explorar nuevos marcos de pensamiento y acción que afectaran positivamente los contextos en los que vivían. Quántica daba sus primeros pasos para convertirse en un espacio de colaboración, experimentación y aprendizaje.

  • Preparación para el despegue

    Con la intención de capacitarse y regresar con conocimientos más consolidados sobre emprendimiento social para crear Quántica en Colombia, Camilo se embarca en un viaje para obtener su Maestría en Emprendimiento Social en Hult International Business School. Adicional a trabajar en Quántica en sus clases, a lo largo de su experiencia invitó a profesores, profesionales y a sus pares, a compartir y apoyar el desarrollo de Quántica. En efecto, Alan Pierce fue uno de esos pares y hasta el día de hoy, está dedicándole su vida a Quántica.

  • Despegue - ¡Es oficial! -

    Quántica es registrada como una entidad oficial en Colombia.

  • Primer equipo Quántico

    Recibiremos nuestro primer grupo quántico para embarcarse en un viaje transformativo para transformar.

 
Cómo percibimos la educación

Colaboración radical

Creemos que la colaboración es la mejor manera de trascender los límites de lo posible.

Desarrollo Humano

La calidad de nuestro trabajo es la reflexión de la calidad de nuestro mundo interior y de nuestro crecimiento personal como seres humanos. Recibir, crecer y dar tienen que ser un proceso permanente.

Mundo real

El aprendizaje y la sabiduría vienen del mundo real. Buscamos hacer el conocimiento un recurso relevante para impactar el mundo positivamente.

Innovación social

Encontrar nuevas de entender y solucionar problemas. Nuestro compromiso con crear un mundo mejor guía todo lo que hacemos.
 


La versión larga (¡Vale la pena leerla!)


Nuestro entorno honra el error como parte de un proceso de innovación y estimula siempre el - ¿qué pasaría si? - La innovación, la disrupción y la desviación positiva guían lo que sucede en Quántica. 

Quántica quiere ver personas creadoras y por eso nuestro espacio es principalmente un lugar de experimentación, donde no hay miedo a ser juzgado y mucho menos a cometer errores. Como formamos a nuestros estudiantes en y para la vida real, nos enfocamos en que vean, entiendan, planeen y actúen orientados en las oportunidades de todo contexto y situación. 
 
Sabemos que la educación cobra relevancia para la persona cuando adquiere significado para esta. Es por esto que, a pesar de tener un curriculum, el 30% del tiempo dentro del programa está a disposición para ser programado por los estudiantes. Este 30% está sujeto a las necesidades del estudiante. Además, el proceso de aprendizaje es flexible y se debe desarrollar en la marcha acorde no sólo a los intereses del estudiante, sino también a las nuevas tendencias y posibilidades del mundo.

El conocimiento para nosotros es un recurso para intervenir positivamente el mundo, más que como un fin en sí mismo. No es lo mismo aprender el “qué” que aprender el “cómo”. Es ahí donde nos centramos. Queremos que el conocimiento y las teorías sean marcos reflexivos de acción colectiva. Creemos que el conocimiento, así como los valores, cobra valor cuando es aplicado en la vida real. 

Nunca estudiamos de manera fragmentada. No hay casos de estudio aislados, tampoco exámenes que prueben la memoria, ni la escritura de ensayos que no se escriban en manos de la práctica y la experiencia. Nuestro programa involucra procesos de indagación creativa donde el aprendizaje empieza y termina en el mundo real. Los estudiantes aprenden creando, desarrollando y solucionando, y de esta manera aprendiendo a aportar valor a sus clientes, a sus equipos, a sus comunidades y a sí mismos.

 
¿Qué está sucediendo cerca?

Calendario de Eventos

Mantente sintonizado a esta calendario para saber las fechas importantes de nuestros talleres, inscripciones de nuestro programa y eventos de impacto de nuestros aliados en Colombia y en el mundo.