• Juan David Ariza

El Poder del Fútbol

Fundación Fútbol Pazífico, Tumaco, Colombia

Este blog está escrito por nuestro escritor invitado, Juan David Ariza. Juan es el fundador de Segundo, una plataforma para emprendedores donde se busca inspirarlos a través de historias, consejos y herramientas con el fin de romper con la procrastinación y poder tomar acción. Segundo y Quántica se han unido gracias a su mismo propósito de compartir historias de cambio positivas, de gente inspiradora y berraca determinada a cultivar sus pasiones y a hacer un cambio en el mundo.


Tumaco, la perla del Pacífico, un territorio dónde la violencia y la delincuencia se han tomado las calles y las mentes de cientos de personas haciéndoles creer que el pueblo está sumergido a vivir bajo esos estándares. Una mentalidad de desesperanza que se esparce como una pandemia y que se entromete en los pensamientos recurrentes de las personas. Y es que, si nos enfocamos en cifras, el panorama es desalentador. Se cree que de Tumaco se saca el 80% de la pasta de coca del país y como si fuera poco, se encuentra en el top 10 de índice de homicidios en el mundo. Sin embargo, detrás de estas noticias crueles y desalentadoras y en medio de este ambiente tenso, Tumaco ha criado a algunos de los mejores jugadores de fútbol del país. Este pueblo es la cuna de jugadores que se han destacado a nivel nacional e internacional, un lugar donde a pesar del pesimismo se le encuentra sabor a la vida.


Esta historia empieza con una pasión, el fútbol. Se quería crear un proyecto de grado en el sitio más peligroso de Colombia. Una idea que muchos decretarían como ilógica, pero tenía un propósito mágico y quería impulsar la vida de cientos de niños. Detrás de esa falta de oportunidades, había la oportunidad de cambiar esa mentalidad de desesperanza y crear el hábito de la esperanza. Y es que Pedro tenía algo muy claro, todo este cambio se iba a lograr si se creaba un programa basado en un valor fundamental, la disciplina. Como bien lo dice esta frase: “El deporte puede crear esperanza donde alguna vez hubo desesperanza.”