No somos Hippies, somos Happies.

Proyecto San Antonio, La Calera, Colombia

Desviadores Positivos: Julián López y Ana María Tovar

"Si vengo de otro planeta y aterrizo acá, ¿qué es lo que más me sorprendería de los seres humanos? Supongo que dependería de donde aterrice."


Ana María Tovar, junto con su compañero Julián López, conoce muy bien los contrastes entre diferentes formas de vida. A pesar de que son autoproclamadas (y orgullosas) 'ratas de laboratorio' de su propio Proyecto San Antonio, una iniciativa nacida de su deseo de vivir en abundante armonía con la Madre Naturaleza, ambos están familiarizados con las formas de vida urbana. De hecho, es en parte su familiaridad con ella, lo que los estimuló a abandonar los centros urbanos y buscar una vida más cerca a la tierra.


Hace un poco más de 5 años hicieron esta transición llena de propósito, buscando una libertad que viene con la alineación de los valores personales con la vida de que se lleva. Esa libertad se ha materializado en el Proyecto San Antonio, un laboratorio de arte y diseño ubicado en el campo a una hora de la capital colombiana, Bogotá.