Bienvenido al mundo de los desviadores positivos.